01 de novembre 2011

ADIVINA, ADIVINANZA EL AVE.

A continuación podréis leer un fragmento de uno de los textos que Josep Pla publicó en castellano en la Revista Destino y que en el año 1942 formaron la primera edición de su obra “Viaje en autobús”. En este fragmento describe con bastante detalle una especie de ave.
El juego que proponemos desde la SVO es que nos digáis de qué especie se trata. Menciona otra especie en una parte del texto para compararla. Si lo queréis también podéis decirnos cual es la especie con la que la compara.
Seguidamente el texto:

“Este curioso y bellísimo pájaro nos llega de Finlandia y del norte de Siberia y a otoño avanzado, con los primeros fríos, atraviesa nuestro país para dirigirse a las regiones del este del África. Luego, en marzo, vuelven a pasar, de regreso a las tierras de luz incierta. Entran aquí, por la Cerdaña, atraviesan la Guillería y el Montseny y saltan a Mallorca, para alcanzar luego la costa africana. Si por ese tiempo habéis ido alguna vez a Mallorca, habréis visto quizá una pareja de XXXXXX ateridas de frío en las jarcias del barco y hasta quizá alguna muerta sobre la cubierta. No todas hacen, sin embargo, la ruta del occidente de Europa. Una buena parte van de Siberia a la India, por las mesetas del Asia central. En Calcuta y Madrás se cazan y son muy apreciadas. No hay más que ver esos pájaros para comprender que son totalmente exóticos. La XXXXXX es bastante menor que la XXXXX, es parda, tiene un pico muy largo, siendo su mandíbula superior algo nariguda y su punta, que es sólida, tiene una muesca en la que encaja su mandíbula inferior. Su pico es relativamente fuerte, de forma verdadera y sus patas son cortas, gruesas, resistentes y cubiertas de pluma, sus alas son convexas y muy obtusas, y en la cola presenta, indefectiblemente, doce vectrices. Son una maravilla de color. Tienen la frente gris; en la parte alta y posterior de la cabeza tienen ocho rayas transversales: cuatro pardas y cuatro amarillo-rojizas; tienen el lomo del mismo color pardo, manchado de gris-rojizo, gris-pardo y negro; su garganta es blanquecina; su pecho y vientre ondulados son gris-amarillo y pardo. Las plumas de su cola —las vectrices— tienen unas manchas negras sobre un fondo negro desvaído. Sus ojos son pardos y el pico y las patas de color gris de cuerno. ……………………. El vuelo de la XXXXXXX es muy rápido, pero no es elevado ni sostenido. Cuando se lanzan a volar hacen un ruido con las alas muy característico. No emiten jamás grito alguno ni chillido. Son animales mudos, excepto en la época del celo. Vuelan rectas o encorvadas, según de donde se levantan y después de volar un rato se dejan caer como un cuerpo abandonado a sí mismo, verticalmente.Ya puestas en tierra, corren muy listas. Su paisaje preferido no es nunca limpio y viven en los lugares sombreados, llenos de maleza, de monte bajo y fragoso, bajo los grandes árboles. Si no encuentran el terreno húmedo se marchan en seguida. Comen las lombrices y los gusanos de la tierra. Con el pico separan las hojas muertas y troncos de las ramas caídos. Hurgan superficialmente en la tierra y hienden el pico en el humus y en los musgos del terreno. Los naturalistas han discutido mucho sobre esos pájaros. La mayoría creen que en las horas de luz radiante ven muy poco y que sus órganos de visión están adaptados a las luces sombrías y vagas. Durante el día no se encuentran por ninguna parte. Aparecen con las luces matizadas. Sus ojos parecen estar conformados para la luz tenue, para las noches blancas. Inactivos durante el día, entran al amanecer, y al atardecer, en un estado de nerviosidad, van frenéticamente de acá para allá. Parece como si estuvieran haciendo la maleta, apresuradas. Inician sus marchas cuando el día cae. Viajan por la noche. Ir de Siberia a Egipto, pasando por el Montseny, viajando de noche, es un caso prodigioso de orientación intuitiva. Es algo inexplicable, un prodigio de la Naturaleza, ante el cual la inteligencia queda como desarmada... Este sentido de la orientación lo tienen las XXXXXXXX como todas las aves migratorias, pero su superioridad sobre ellas es que sus viajes son nocturnos. Y, sin embargo, los naturalistas creen que el natural de esos animales es bastante obtuso, casi cercano a la estupidez. Lo dicen, porque en su paso no huyen de las proximidades de las casas de campo y porque son fácilmente capturables en trampas y lazos. La confianza que demuestran tener esos pájaros podría ser debida a las opíparas comidas que hacen, lo que quizá les da una cierta tendencia al muelle epicureísmo. Si comieran peor serían más escuálidas, más huidizas y desconfiadas……. Viven de la vida de la tierra. Ponen sus nidos en la tierra misma, junto al tronco de un árbol o en el recodo de alguna vieja raíz. El macho guarda, al parecer, una gran fidelidad a la hembra. Siempre van aparejados y la poligamia de tantos pájaros es entre ellos decencia, formalidad y monogamia. Empollan sus huevos turnándose macho y hembra, y muchas veces, cuando la hembra ocupa el nido, el macho se coloca a su lado y le pone el largo pico sobre el cuello en una escena saturada de cariño y de sentimiento, digna de ser cantada por los poetas didácticos, condecorados y oficiales.“

Josep Pla: “Viaje en autobús”. Ediciones Destino 2010

Josep Pla i Casadevall (Palafrugell, 8 de marzo de 1897 - Llofriu, 23 de abril de 1981). Escritor y periodista español en lenguas catalana y castellana.