02 de juny 2018

BUSCANDO AL QUEBRANTAHUESOS

Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) adulto





Uno de los lugares de obligada peregrinación para cualquier ornitólogo hispano son las montañas del Quebrantahuesos, en el Pirineo oscense. Hace años observé esta especie por primera vez en la sierra de Guara, después los encontré en el Parc Natural de l’Alt Pirineu (Lleida) pero siempre había tenido observaciones lejanas y/o fugaces. Quería intentar ver esta especie con tranquilidad y a ser posible con la proximidad suficiente para hacer alguna foto. Tenía referencias de las bondades de ciertos rincones del Pirineo central, lo comenté con mis amigos y nos animamos a visitarlo este pasado mes de mayo. Decidir alojarnos en Aínsa fue fácil, tiene buenas comunicaciones y servicios, solo hubo que consensuar los días y buscar donde dormir.

Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) joven de segundo año


POBLACIÓN DEL QUEBRANTAHUESOS

El Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus)  es un ave singular gracias a su tamaño, es uno de los gigantes alados con su envergadura de entre 2,75 y 3 metros, tiene un peso que oscila entre 4,5 y 7 kg, es la única especie especializada en el consumo de huesos, osteófaga, también es peculiar su técnica para alimentarse, coge los huesos más grandes que no puede tragar con sus garras, alzar el vuelo y los deja caer sobre rocas, cuando se parten ya pueden tragarlos, de esta costumbre deriva su nombre en castellano y en catalán Trencalòs.

Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) joven de tercer año

Esta especie pasó momentos críticos a finales del siglo pasado pero gracias a diversas actuaciones como la de facilitar muladares, controlar los venenos y a la cría en cautividad se consiguió que la población remontara, en 2016 en el Pirineo había 179 unidades reproductoras (UR), de ellas 43 UR en Francia y 136 la vertiente española. Otra de las peculiaridades de esta especie es que la cría la realizan el macho y la hembra frecuentemente ayudados por uno o más raramente por dos ejemplares inmaduros, generalmente estas asociaciones para criar están formadas por dos machos y una hembra, por eso no hablamos de parejas si no de unidades reproductoras (UR).

Las montañas del Quebrantahuesos


Esta especie ha sido objeto de exitosos programas de reintroducción y gracias a ello se ha ampliado su distribución, en 1986 se reintrodujo por primera vez en los Alpes y en 2016 ya habían 43 territorios. En 2006 se empezó a reintroducirlo en Cazorla, después de haber liberado 49 ejemplares se ha conseguido que reproduzcan y este 2018 ha nacido el primer pollo de una pareja en libertad. Más recientemente, en 2013, se empezó con la reintroducción  en el Parque Nacional de los Picos de Europa donde se han liberado 20 ejemplares y ya ha habido 2 intentos de cría aunque de momento han fracasado. En mayo de este 2018 se ha empezado la introducción en Castelló, en la Tinença de Benifassà, donde se liberarán los dos primeros pollos del crebalòs nombre con el que se denominaba al Quebrantahuesos en valenciano antiguo. Del resto de poblaciones en Europa occidental solo quedan pequeñas poblaciones relictas, en Creta donde en 2015 quedaban 7 parejas y sólo 4 parejas en Córcega según el censo de 2016.



LOS SOTOS DEL RÍO ARA

Llegamos a Aínsa a medio día del 14 de mayo, después de comer nos decidimos por dar un paseo por los sotos del río Ara. Este río nace en la cara sur del mítico Vignemale con sus 3.298 m, baja por el valle de Bujaruelo donde recoge las aguas del valle de Ordesa, después de atravesar el cañón de Jánovas se une al Cinca en Aínsa.

Alimoche (Neophron percnopterus)

La Confederación del río Ebro, el Ayuntamiento de Aínsa y el gobierno de Aragón publicitan un corredor verde que saliendo desde Aínsa y siguiendo la orilla sur, caminando en dirección oeste, recorre los sotos por un sendero balizado de 8,6 km que cuenta con paneles interpretativos, un hide observatorio y nidales de cigüeña común. Los paneles están, los nidales también pero vacíos, son dos cestas metálicas en lo alto de poste de madera y mi impresión es que nadie ha aportado nunca una rama ni vimos ninguna cigüeña, el hide se lo llevaron porque lo utilizaban como cobijo jóvenes de la zona para actividades que poco tenían que ver con la observación de la naturaleza. 

Milano negro (Milvus migrans)


El breve recorrido que hicimos fue razonablemente provechoso, como más destacable señalar la abundancia de Milano real (Milvus milvus) y menos abundante el Milano negro (Milvus migrans), en los carrizales cantaba tanto el  Carricero común (Acrocephalus scirpaceus) como el Carricero tordal (Acrocephalus arundinaceus), en los bosques de ribera reinan unos añosos chopos y álamos donde vimos Pico picapinos (Dendrocopos major), Ruiseñor común (Luscinia megarhynchos), Trepador azul (Sitta europaea) o Zorzal charlo (Turdus viscivorus), en la zona del amplio cauce que bajaba con mucha agua vimos Garza real (Ardea cinerea) y Gaviota patiamarilla (Larus michahellis).

Gargantas de Escuaín



LOS MIRADORES DE REVILLA

El día 15 subimos con el coche por el valle del río Cinca hasta la aldea de Hospital de Tella donde abandonamos la comarcal A-138 para subir por el valle del río Yaga hasta unos metros antes de la aldea de Revilla, allí empieza la ruta de los miradores. Este es un sencillo recorrido que tiene una longitud de 2 km si se hace toda la ruta completa, después de los miradores se pasa por la ermita de San Lorién para llegar a la aldea de Revilla y de allí a la curva donde se deja el coche. Estos rústicos miradores están asomados a un valle abrupto y prístino, abajo entre cascadas y surgencias de agua el río Yaga corta un sector de la Sierra de Sucas. Desde los miradores se dominan las espectaculares gargantas de Escuaín que recogen las aguas del circo Gurrundué, quizás este es el mejor lugar de la Península Ibérica para observar quebrantahuesos en vuelo o por lo menos el más espectacular.


Durante el recorrido por la estrecha senda observamos Mosquitero papialbo (Phylloscopus bonelli), Zorzal charlo (Turdus viscivorus), Zorzal común (Turdus philomelos), Herrerillo común (Cyanistes caeruleus), Arrendajo (Garrulus glandarius), Reyezuelo listado (Regulus ignicapilla) y Carbonero garrapinos (Periparus ater). Una vez llegados al último de los tres miradores disfrutamos con los vuelos lejanos de mucho Buitre leonado (Gyps fulvus), Cuervo grande (Corvus corax) y Chova piquirroja (Pyrrhocorax graculus). Enseguida apareció el primer Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) que compartía térmicas con los buitres para ganar altura y empezar su patrullar diario en busca de alimento, era un ejemplar joven, poco después vimos entrar un adulto a una cueva de un pequeño farallón con paredes verticales, puede que fuera su nido pero estaba demasiado lejos para ver más. Durante toda la mañana observamos un mínimo de 6 quebrantahuesos diferentes, 2 adultos y 4 aves inmaduras.

Carbonero garrapinos (Periparus ater)


De regreso y ya en el coche, nada más pasar el Hotel Restaurante Lamiana descubrimos en la ladera un hide gracias a que volaba un quebrantahuesos adulto y un poco más lejos había tres ejemplares de Alimoche (Neophron percnopterus). Esa noche en Aínsa nos comentaron que en mayo la terraza del Lamiana es uno de los mejores lugares para ver quebrantahuesos con la ventaja de hacerlo sentado tomando una cerveza, ¡todo un lujo!    

Collalba gris (Oenanthe oenanthe) macho


Después he averiguado que este hide está gestionado por Josele J. Saíz “Boletas”, un viejo conocido ya que la primera vez que vi al quebranta fue en Guara y lo encontramos gracias a alojarnos en la magnífica casa rural que tiene, la casa Boletas y él mismo nos indicó con todo detalle los mejores lugares para disfrutar de la avifauna de la zona.

EL VALLE DE PINETA

Valle de Pineta


Por la tarde fuimos al valle de Pineta que está al norte de la mítica cumbre del Monte Perdido con sus 3.351 m, se puede llegar perfectamente con el coche hasta un enorme aparcamiento junto a unas dependencias del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, situado unos metros antes del Parador. Enseguida nos percatamos que aquí la primavera apenas se asomaba por debajo de un invierno frío y con mucha nieve, de hecho todavía quedaba bastante en las cumbres. 

Restos de avalanchas en el valle de Pineta


En este valle glaciar había habido varias avalanchas que habían destrozado mucho arbolado y las lenguas de nieve, barro y ramas todavía cortaban los caminos del fondo del valle donde el bosque de hayas apenas empezaba a desplegar su follaje. Para acabar de hacernos olvidar la primavera el día se había cerrado con nubes negras y apenas había luz por lo que pocas especies pudimos ver, aún así encontramos entre otras Abejero europeo (Pernis apivorus), Collalba gris (Oenanthe oenanthe), Petirrojo (Erithacus rubecula), Pinzón vulgar (Fringilla coelebs) y un pequeño Zorro (Vulpes vulpes).

EL VALLE DE GISTAÍN Y EL PASO LA INCLUSA

Paso de la Inclusa


El día 16 por la mañana fuimos a uno de los lugares que recomienda la FCQ para ver quebrantahuesos, el Paso de la Inclusa. Para llegar al coqueto valle de Gistaín se sale de Aínsa por la A-138 dirección norte, al llegar a Salinas está indicado el desvío al valle, siguiendo la A-2609. Pronto se llega a un desfiladero donde la estrecha carretera atraviesa varios túneles con semáforos ya que solo se puede circular en un sentido, los túneles son tan angostos que no caben dos coches. 

Izquierda buitre leonado joven, derecha adulto.

Acabados los túneles se abre el valle y la carretera cruza el río Cinqueta, aparca y saca el telescopio, allí mismo hay un muladar y se hacen muy buenas observaciones de aves carroñeras por la mañana con la luz de espaldas, nosotros vimos varios Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) adultos y juveniles, mucho Buitre leonado (Gyps fulvus), Cuervo grande (Corvus corax) y Alimoche (Neophron percnopterus) entre otras especies.


PIAU ENGALY, ARAGNOUET



Por la tarde regresamos al valle del Cinca y luego subimos por la A-138 para pasar a Francia por el túnel de Bielsa/Aragnouet, allí nos dirigimos a la estación de esquí de Piau Engaly. La nieve todavía llegaba hasta la cota inferior de la estación, a los 1.400 metros, por lo que allí mismo encontramos una buena representación de las aves alpinas que esperaban que se derritiera para seguir ganando altura. 

Bisibta alpino (Anthus spinoletta)


Tuvimos buenas observaciones de una pareja de Collalba gris (Oenanthe oenanthe), de Acentor alpino (Prunella collaris) con el plumaje desgastado de verano que es bastante más sobrio al que estamos acostumbrado los que solo los vemos durante los inviernos en nuestras montañas mediterráneas, Escribano cerillo (Emberiza citrinella), Verderón serrano (Carduelis citrinella), Bisibta alpino (Anthus spinoletta), este sí, vestido con un bonito plumaje nupcial y unas muy confiadas marmotas (Marmota marmota).

Marmota (Marmota marmota)



EL COMEDERO DE AVES NECRÓFAGAS DE AÍNSA

Comedero de aves necrofágas de Aínsa


En la mañana del día 17 de mayo teníamos una reserva para ir al muladar que está gestionado por la FCQ, está muy cerca de Aínsa, tiene 2 hides fotográficos y una balsa para paseriformes. Reservamos cita y pagamos en la página del Pirineos Bird Center del FCQ, el precio era muy razonable y no quisimos perdernos la oportunidad de asistir a una carroñada. Solo un consejo para evitar lo que nos pasó a nosotros, en la web indica que después de formalizar la reserva llames al teléfono del Pirineos Bird Center para concertar los detalles de la cita, ¡No perdáis el tiempo llamando, no cogen el teléfono! Hay que ir a Aínsa a la sede del FQC para poder conocer los detalles de la cita.

Buitre leonado (Gyps fulvus)


Quedamos a las 10 de la mañana, nos subieron a un paraje muy cercano al sur de Aínsa y tras elegir uno de los dos observatorios que tienen dejaron una buena cantidad de despojos de pezuñas y algo más grande del tamaño de un cerdo o borrego grande, no tuvimos tiempo averiguar que era, cuando reculó el coche al lugar donde depositan la carroña empezaron a llegar de todas partes un centenar de Buitre leonado (Gyps fulvus), cuando Gonzalo dejó caer los primeros trozos los buitres ya bajaban y nada más acabar de depositarlos y cerrar la puerta del vehículo ya estaban aterrizando los buitres.

Milano real (Milvus milvus)



Otra de las cosas que debe hacer un naturalista es asistir a una carroñada, al menos una vez en la vida, impresiona ver de cerca la envergadura del buitre leonado, observar sus ojos inquisidores, su potente pico y sus poderosas garras, para hacerse una idea del espectaculo imaginar que se juntan en unos instantes un centenar de buitres, que vienen planeando, ves cómo despliegan sus patas y como se dejan caer encima de otros ejemplares sin que estos parezcan molestarse, es un ritual muy definido: quien más hambre tiene, más se esfuerza y es el primero en comer. Cuando dos buitres cogen un extremo diferente del mismo resto, lo estiran y se rompe, se salpica todo el escenario, es espectacular ver las caras y cuellos manchados de los ejemplares más ansiosos. Esta ceremonia termina casi tan rápido como empezó, los ejemplares ahítos se apartan a saltos, despliegan sus enormes alas, despegan con unos potentes golpes de ala, estiran totalmente las alas y se alejan planeando. En pocos minutos regresa la tranquilidad que aprovecharán otras aves más pequeñas para buscar los escasos restos que han quedado.

Alimoche (Neophron percnopterus)


Pero al festín acuden otros comensales, muy pronto se añadió una treintena de Cuervo grande (Corvus corax) y media docena de Milano real (Milvus milvus), aunque les costó un poco más también llegaron cuatro ejemplares distintos de Alimoche (Neophron percnopterus). Se acercó un Busardo ratonero (Buteo buteo) para curiosear pero ni bajó. A lo lejos vimos una Culebrera europea (Circaetus gallicus) y más tarde una Aguililla calzada (Hieraaetus pennatus). Al bebedero frente a uno de los hides no entró nada ya que como había llovido tanto había charcos por doquier, aún así vimos por la zona Pinzón vulgar (Fringilla coelebs), Abubilla (Upupa epops), Escribano soteño (Emberiza cirlus) y Milano negro (Milvus migrans).

Cuervo grande (Corvus corax)


Del resto de actores del banquete, los cuervos se paseaban con tranquilidad recogiendo lo que caía de los buitres, son una tribu bien avenida y como había abundancia de comida estaban muy tranquilos. Los alimoches aparentaban ser los más tímidos de la fiesta, llegaban y se paseaban por el exterior, recogían con parsimonia y delicadeza pequeños pellizcos que palpaban con el pico con cuidado antes de tragarlos.  



LA FCQ

La Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) fue fundada en 1995 es la principal entidad que promueve los proyectos de conservación, gestión, investigación y sensibilización en las zonas donde vive el quebrantahuesos. Gestiona el Eco Museo de la Fauna Pirenaica en el castillo de Aínsa, el Centro para la Diversidad y el Desarrollo Sostenible de Picos de Europa, el centro de cría en cautividad de Zaragoza y la Estación Biológica de Monte Perdido, en Revilla. En su página hay mucha información del Quebrantahuesos y creo que el Quebrantahuesos debe parte de su recuperación a la FCQ. Con el donativo con el que se accede al comedero de necrófagas te hacen socio un año, te regalan una camiseta y documentación por lo que les perdonamos el montón de llamadas sin éxito que tuvimos que hacer para ir al muladar.



BIBLIOGRAFÍA Y ENLACES


Cartografía Editorial Alpina. Ordesa y Monte Perdido. 1:40.000


Identificación de edades del Quebrantahuesos; https://www.quebrantahuesos.org/media/uploads/descargas/pdf/pdf_27.pdf





Marmota (Marmota marmota)


Info., de Lamiana, Casa Boletas y del hide:  http://www.boletas.org/photoquebrantahuesos.html

Alfonso de Urquijo. Altos Vuelos. Aldaba Ediciones 1989.


Guías ornitológicos y alojamiento rural en el Sobrarbe: Casa Gerbe. www.casagerbe.com

www.birdingaragon.com



Texto y fotos de Rafa Muñoz 2018.

27 de maig 2018

LAGUNA DE NAVASECA Y TABLAS DE DAIMIEL EN MAYO

Malvasía cabeciblanca (Oxyura leucocephala)

Llevaba mucho tiempo deseando sacar algo de tiempo y acercarme a Ciudad Real, en concreto a disfrutar de los humedales al término de Daimiel y por fin lo conseguí el día 3 de mayo, salí por la tarde de València dirección Manzanares donde encontré un alojamiento económico en un hotel de carretera, los empleados eran muy amables y el precio muy razonable tanto por dormir como para cenar, el único problema es que las habitaciones que daban a la autovía eran muy ruidosas. El 4 de mayo tras un café con leche y unas sobrias tostadas de pan con aceite salí a las 7 de la mañana con dirección a la laguna de Navaseca.

Laguna de Navaseca, Daimiel



Esta es una laguna endorreica que está en una depresión que solo retenía agua en época de lluvias pero gracias a la construcción del EDAR de Daimiel ahora se le garantiza un suministro constante de aguas depuradas que han obrado el milagro, cuando la mayoría de las lagunas manchegas se secan en el estío aquí queda agua suficiente para mantener un buen cinturón de carrizos y algunos bosquetes de Tamarix ssp., gracias a ello toda una multitud de especies acuáticas toman posesión de esta zona, pero además para aumentar el valor naturalista se ha habilitado un camino peatonal de 3,5 km que bordea toda la laguna se ha construido una completa red de observatorios que ayudan a disfrutar de las aves a corta distancia, hay siete en el camino perimetral y uno más en la carretera comarcal que lo atraviesa.

Observatorio sur parking


Observatorio 1 sur parking.

En la localidad de Daimiel, desde la circunvalación norte, la N-420, hay un desvío dirección norte con un poco llamativo panel de madera donde pone Navaseca, siguiendo esa estrecha carretera se llega sin pérdida a la laguna de Navaseca, cuando te acercas se ve una bifurcación donde una pequeña pista de tierra nos lleva a un parking y al primer observatorio, al sur de la laguna, el que llamaré observatorio 1 sur parking, sito en las coordenadas 39° 5'56.04"N / 3°36'58.61"O.



En este punto desde un altozano se domina toda la laguna, está para un poco alejada de la caseta pero permite un rápido recuento de las especies más grandes y en el cinturón de carrizos próximos cantaban relativamente cerca el Carricero común (Acrocephalus scirpaceus ambiguus) y el Carricero tordal (Acrocephalus arundinaceus). En la laguna destacaban buenos números de Flamenco común (Phoenicopterus roseus), unos 200 y mucha Malvasía cabeciblanca (Oxyura leucocephala) unos 100 ejemplares.

Carricero tordal (Acrocephalus arundinaceus)



Siguiendo andando por la carretera que atraviesa en dirección norte se siguen observando ambas especies de carriceros y bastante Gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus) que estaban incubando tan cerca que levantaron el vuelo para amenazarme acompañadas de los las ruidosos cantos de alarma de alguna Cigüeñuela común (Himantopus himantopus), muy pronto se llega al observatorio que llamaré 2 sito en 39°6'5.31"N /  3°36'57.16"O.

Gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus)


Observatorio Carretera 2.


Flamenco común (Phoenicopterus roseus)


Está pegado a una lámina de agua y es un punto ideal para observar y hacer fotos desde muy cerca y sin molestar a la Malvasía cabeciblanca (Oxyura leucocephala) y al Zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis) que ya cebaban los primeros pollos. Dada la orientación este de las troneras este observatorio solo es bueno para fotografiar por la tarde.

Espátula común (Platalea leucorodia)


A espaldas tenemos una visión central de la laguna principal donde se ven a relativa distancia la mayoría de las aves que prefieren las aguas abiertas, entre otras vi  Zampullín común (Tachybaptus ruficollis), Tarro blanco (Tadorna tadorna), Somormujo lavanco (Podiceps cristatus), Pato colorado (Netta rufina), Gaviota patiamarilla (Larus michahellis), Focha común (Fulica atra), 6 Espátula común (Platalea leucorodia) y un grupo que descansaba compuesto por 25 Avoceta común (Recurvirostra avosetta), 5 Combatiente (Philomachus pugnax) y una Aguja colinegra (Limosa limosa).

Zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis)




Al acabar de atravesar la laguna por la comarcal cogí la circunvalación a mano derecha, en sentido de las agujas del reloj, aunque andaba con el sol de cara comprobé que este lugar es bueno a primera hora ya que patrullaban en grupo unos 40 Fumarel cariblanco (Chlidonias hybrida) que volaban a ras sobre los campos de un cereal ya crecido atrapando insectos al vuelo, punto p1.

Fumarel cariblanco (Chlidonias hybrida)


Observatorio 3

Enseguida se llega a un observatorio 3 que solo permite ver alguna Gallineta común (Gallinula chloropus) y con suerte alguna Garza imperial (Ardea purpurea). (39°6'13.43"N / 3°36'44.98"O).

Ánade friso (Anas strepera)


Observatorio 4

Unos metros más y se llega al observatorio 4 (39°5'59.05"N / 3°36'44.85"O) donde añadí Andarríos chico (Actitis hypoleucos), Ánade azulón (Anas platyrhynchos), Ánade friso (Anas strepera) y Chorlitejo chico (Charadrius dubius). También a primera y a última hora acuden a beber a esta zona varios grupos pequeños de Ganga ibérica (Pterocles alchata) y con suerte después de abrevar se posan en los barbechos o campos labrados de la zona este de la laguna, yo los observé en los puntos marcados como p2.

Ganga ibérica (Pterocles alchata) 


Observatorio 5


Chorlitejo grande (Charadrius hiaticula)

Casi cerrando el semi-perímetro este se encuentra el que yo denomino observatorio 5 (39°5'55.75"N / 3°36'49.84"O) que no añadió nuevas especies pero muy cerca, en el p3, había una zona de aguas someras y vegetación rala donde pude observar Andarríos bastardo (Tringa glareola), Chorlitejo grande (Charadrius hiaticula), Lavandera boyera  (Motacilla flava) y un Bisbita gorgirrojo (Anthus cervinus).

Bisbita gorgirrojo (Anthus cervinus)


De nuevo en el punto de partida inicial volví a atravesar la laguna por la carretera local y añadí Garza real (Ardea cinerea), Archibebe común (Tringa totanus)Calamón común (Porphyrio porphyrio) y una sola Pagaza piconegra (Gelochelidon nilotica) a mi listado, una vez en el extremo norte observé un territorio de Carraca europea (Coracias garrulus) en concreto un macho que aportaba cebas al nido.



Esta vez continué a mano izquierda siguiendo la senda perimetral en sentido contrario a las agujas del reloj y ahora sí, con la luz de espaldas, en esta zona hay buenas zonas de carrizo y pude observar brevemente a un Rascón europeo (Rallus aquaticus)​, escuché primero y me costó un rato poder observar un macho de Pájaro moscón (Remiz pendulinus), aquí también hay Bigotudo (Panurus biarmicus) pero yo no tuve suerte, p4.


Observatorio 6

El Observatorio 6 (39°6'13.52"N / 3°37'1.50"O) es un buen lugar para fotografiar aunque las aves quedaban algo lejos, añadí Aguilucho lagunero (Circus aeruginosus), Cormorán grande (Phalacrocorax carbo), Garcilla cangrejera (Ardeola ralloides) que es una especie poco frecuente en las lagunas manchegas y un fugaz macho de Avetorillo común (Ixobrychus minutus).

Ánsar común (Anser anser)

Apenas unos metros más y entre chopos secos se abre una pequeña laguna al norte de la senda p5, aquí mi sorpresa fue el encontrar dos parejas de Ánsar común (Anser anser) acompañadas de 9 pollos, más adelante dedicaré una entrada a la reproducción de esta especie. Entre la vegetación tras escuchar su canto singular encontré un Mosquitero ibérico (Phylloscopus ibericus) en paso.

Mosquitero ibérico (Phylloscopus ibericus) 


Observatorio 7

En los campos en barbecho de la zona p6 vi una pareja de Alcaraván común (Burhinus oedicnemus), Terrera común (Calandrella brachydactyla) y algo más lejos un Busardo ratonero (Buteo buteo). Seguí completando la circunvalación y encontré un grupo de 12 Ánsar común (Anser anser) no reproductores que pastaban en los campos próximos al oeste de Navaseca. En la laguna y desde el Observatorio 7 (39°6'14.60"N / 3°37'11.87"O) vi 4 Cuchara europeo (Anas clypeata) y una Garceta común (Egretta garzetta).

Tarro blanco (Tadorna tadorna)


Observatorio 8 depuradora

Ya cerca de la zona de aparcamiento inicial está el último observatorio que yo llamaré Observatorio 8 (39°6'4.76"N / 3°37'14.68"O) está pegado a la depuradora de la localidad allí observé Porrón europeo (Aythya ferina) y en los campos a espaldas una pareja de Perdiz roja (Alectoris rufa).

Tablas de Daimiel


Las Tablas de Daimiel


Ánsar común en el molino de Molemocho

Por la tarde me acerqué a las Tablas de Daimiel donde me sorprendió de nuevo la gran cantidad de Ánsar común (Anser anser) que custodiaban con recelo sus pollos sin quitar el ojo de un inmaduro de Águila real ibérica (Aquila chrysaetos homeyerique sobrevolaba la zona. Gracias al recuento posterior de las diferentes fotografías calculo que en las aguas del río Guadiana, en este paraje llamado molino de Molemocho (39°7'40.03"N / 3°41'21.09"O), punto 1, había un total de 131 ánsares adultos, con 13 parejas acompañadas por un total de 61 pollos. En la misma zona también observé de 15 parejas de Cigüeña común (Ciconia ciconia) que debían estar incubando.

Águila real ibérica (Aquila chrysaetos homeyeri)


Como quedaban pocas horas de luz me acerqué a la laguna de aclimatación (39°8'22.12"N / 3°41'56.10"O) para ver de cerca que ánades tenían, a las especies ya observadas en libertad añadí  aquí Cerceta carretona (Anas querquedula), Porrón pardo (Aythya nyroca) y Cerceta pardilla (Marmaronetta angustirostris) como más destacables, este es uno de lugares típicos donde poder fotografiar estas especies más amenazadas o escasas y por tanto muy difíciles de conseguir.

Porrón pardo (Aythya nyroca)


Regresé al Molino Molemocho y seguí la pista que hace de límite sur del Parque Nacional hasta llegar al Puente Navarro (39°6'43.05"N / 3°45'37.24"O), que es el límite oeste del parque y allí pude ver Martiente común (Nycticorax nycticorax), 6 parejas de Somormujo lavanco (Podiceps cristatus) aguas arriba de la presa y no menos de 4 parejas de Aguilucho lagunero (Circus aeruginosus) entrando a sus nidos en los grandes carrizales de esta zona.

Martiente común (Nycticorax nycticorax)


La Motilla del Azuer




Después de un intenso y largo día me fui a cenar y a descansar, al día siguiente tenía que llegar a comer a València y solo pude aprovechar las 3 primeras horas de la mañana para acercarme a ver el espectacular yacimiento de Motilla del Azuer (39°2'36.09"N / 3°29'51.21"O), como hay que concertar las visitas y solo las hacen los sábados tuve que contentarme con dar una vuelta al perímetro vallado de esta joya de la Edad del Bronce.

Motilla del Azuer




Esta es una singular estructura que era un conjunto de enormes silos de unos 6 m³, fortificados con varias murallas concéntricas que protegían varias viviendas con capacidad para unos 100 habitantes, y en el centro tenían una monumental torre vigía cuadrangular, también había dentro un complejo sistema de pozos que es el más antiguo de los documentados en la Península, toda la estructura estuvo ocupada entre el 2200 y el 1300 a.C. En los alrededores se han encontrado cementerios, hornos e instalaciones para el estabulado de ganados. 

Colonía de cigüeñas en el Molino Molemocho


El rápido paseo sirvió para darme cuenta de la importancia de este asentamiento que me recordó mucho a los Nuraghi de la isla de Cerdeña y me hizo desear volver para visitarlo por dentro, me compensó la observación de una esquiva Codorniz (Coturnix coturnix) que levantó a mi paso y debía estar incubando. Sin  dudar esta zona de Ciudad Real merece una visita más pausada y preferiblemente en primavera, ¡volveré!

Cerceta carretona (Anas querquedula)


Texto y fotos de Rafa Muñoz 2018

Andarríos bastardo (Tringa glareola)