19 de desembre 2013

VIAJE A HOLANDA

12/12/2013


Gabriel Llorens, Juan A. G. Pertegaz y yo llegamos en vuelo directo desde Valencia a Eindhoven con retraso. Alquilamos un coche y nos dirigimos a Almere provincia de Flevoland, a 131 km sin tiempo para pajarear. Pasamos la noche en un coqueto hotel en el puerto de la localidad, el Nautisch Kwartier, ya a oscuras adivinamos en las aguas del interior del puerto somormujo lavanco (Podiceps cristatus) y porrón moñudo (Aythya fuligula).


                                                              
Lechuza gavilana (Surnia ulula).

13/12/2013
A las 7 salimos a Zwolle a 84 km en busca de la lechuza gavilana (Surnia ulula) llegamos a las 8.15, llevaba varios días en el parque De Wezenlanden según la imprescindible página http://www.dutchbirdalerts.nl/, tras unas dudas con las coordenadas conseguimos llegar a la zona donde se está viendo. En el parque hay un lago donde observamos cisne vulgar (Cygnus olor), gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus) hambrientas que se lanzaban sin ninguna vergüenza a por unas migas recién caídas al suelo, azulón (Anas platyrhynchos) y focha común (Fulica atra).


                                                          
Lechuza gavilana (Surnia ulula).


En los bosques y prados observamos herrerillo común (Cyanistes caeruleus), gorrión común (Passer domesticus), pinzón vulgar (Fringilla coelebs), paloma torcaz (Columba palumbus), urraca (Pica pica), corneja negra (Corvus corone), zorzal alirrojo (Turdus iliacus), chochín (Troglodytes troglodytes), mirlo común (Turdus merula) y petirrojo (Erithacus rubecula).

A las 10 gracias a las indicaciones de los vecinos que eran perfectamente conocedores de que en su ciudad tenían una rareza nórdica y después a encontrar un grupo de 15 birdwatching pudimos localizar a la lechuza gavilana (Surnia ulula) descansando en los aisladores de un centro de transformación. Estaba comiendo sobre un grueso cable y después fue a descansar sobre un aislador, entre fotos y con un silencio reverencial el número de ávidos observadores fue en aumento llegando a la treintena, holandeses, británicos y alemanes con todo tipo de ópticas, codo con codo para inmortalizar la cita de esta rapaz, una nocturna con forma de lechuza y plumaje de gavilán, de ahí su acertado nombre en Español.


                                                    
Parque De Oostvaarders, Almere.


Nosotros abandonamos el lugar para dirigirnos al centro de información del  parque De Oostvaarders entre Almere y Lelystad, en el pólder (terrenos ganados al mar mediante diques) de Flevopolder. Oostvaardersplassen es una depresión tras un dique del Markemeer o mar interior de  Ámsterdam separado del Ijsselmeer otro mar interno por un dique de 31km que lleva a la ciudad de Enkhuizen. Esta llanura es una superficie de enormes lagunas, carrizales y praderas donde pastaban vacas de la raza Heck que son el resultado de los intentos de la Alemania de 1920 por recuperar los extintos uros, les acompañan enormes ciervos (Cervus elaphus) y ponis konik (Equus ferus) una raza doméstica de pequeños caballos polacos.


                                                        
Bando de barnaclas cariblancas.


Pegado a Almere se encuentra uno de los dos puntos de información, un enorme edificio con cafetería y un privilegiado observatorio con calefacción y altura suficiente para disfrutar de cerca de 3000 barnaclas cariblancas (Branta leucopsis), de varios cientos de ánsar común (Ansar ansar), salpicados de algún ánsar careto grande (Anser albifrons) y cormorán grande (Phalacrocorax carbo). Entre las anátidas mucho ánade silbón (Anas penelope), porrón moñudo (Aythya fuligula), cuchara europeo (Anas clypeata) y azulón (Anas platyrhynchos). Bandos de nerviosas avefría (Vanellus vanellus) se levantaban ante el campeo de 2 zorros (Vulpes vulpes) o el paso de los muy blancos busardos (Buteo buteo) holandeses. 7 serreta chica (Mergellus albellus) hembras compensaron la mala suerte de no poder  observar alguno de los dos pigargo (Haliaeetus albicilla) que invernan en estas tierras.

Después recorrimos la carretera sobre el dique dirección Lelystad donde añadimos a nuestra lista gaviota cana (Larus canus), serreta mediana (Mergus serrator), somormujo lavanco (Podiceps cristatus), focha (Fulica atra) y de nuevo serreta chica (Mergellus albellus) pero una de ellas un macho adulto con su espectacular plumaje blanco, ya casi de noche solo añadimos dos cernícalos (Falco tinnunculus).

14 y 15/12/2013
ISLA de TEXEL

                                              
Vuurtoren Texel el faro rojo al norte de la isla.


Amanecimos en la isla de Texel que es la más grande y occidental de las islas Frisias, separan el mar de Frisia (al este) del mar del Norte (al oeste). Tiene una superficie de 585,96 km², unos 20 km de largo por 8 km de ancho. También conocida como la isla de los pájaros por ser ruta obligatoria de muchas especies migradoras e invernantes. En la zona occidental abierta al mar del norte encontramos el Parque Natural de las dunas de Texel,


                                                       
Ánsar careto grande (Anser albifrons)  


Empezamos nuestro recorrido por el resguardado puerto de Oudeschild, con vuelvepiedras (Arenaria interpres) en los muelles, archibebe común (Tringa totanus), gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus), gallineta (Gallinula chloropus), somormujo lavanco (Podiceps cristatus), focha (Fulica atra) silbón (Anas penelope), y una foca moteada (Phoca vitulina). Saliendo por la línea costera con la intención de rodear la isla en dirección contraria a las agujas del reloj enseguida llegamos a una gran laguna rodeada de praderas en las que entre las ovejas pastaban enormes bandos de ánsar común (Ansar ansar), en la laguna tarro blanco (Tadorna tadorna),  silbón (Anas penelope), cuchara (Anas clypeata), cerceta común (Anas crecca) y avefría (Vanellus vanellus).


   
Ánsar común, careto grande, campestre y barnacla carinegra al fondo.


Lo que siguió fue un espectacular recorrido con innumerables paradas para disfrutar además de las especies anteriores de grandes bandos de barnaclas cariblancas (Branta leucopsis), ánsar carero grande (Anser albifrons) más abundantes que los comunes, un ánsar campestre (Anser fabalis), enormes bandos de las más confiadas barnacla carinegra (Branta bernicla), los introducidos ganso del Nilo (Alopochen aegyptiacus), grandes concentraciones de zarapito real (Numenius arquata). En números reducidos observamos algún ostrero  (Haematopus ostralegus), cisne vulgar (Cygnus olor), cisne cantor (Cygnus cygnus), garza real (Ardea cinerea) y gaviota argéntea (Larus argentatus).



Ánade silbón.

Sorprendía la casi total ausencia de paseriformes apenas representados por gorrión común (Passer domesticus), mirlo común (Turdus merula), zorzal real (Turdus pilaris), algún petirrojo (Erithacus rubecula) y alguna corneja negra (Corvus corone). Las únicas especies abundantes eran los estornino pinto (Sturnus vulgaris) y las grajillas (Corvus monedula).



Barnacla carinegra (Branta bernicla)


Al día siguiente añadimos al listado de especies al cisne chico (Cygnus columbianus), aguilucho pálido (Circus cyaneus), esmerejón (Falco columbarius), ratonero (Buteo buteo), espátula común (Platalea leucorodia), gavión atlántico (Larus marinus), faisán común (Phasianus colchicus) y gaviota cana (Larus canus). Señalar que con el espectáculo de los enormes bandos gansos no prestamos mucha atención a los bajíos llenos de limícolas; chorlito gris (Pluvialis squatarola), chorlitejo grande (Charadrius hiaticula), avoceta común (Recurvirostra avosetta), de haber tenido más tiempo seguro que esta familia habría aportado alguna sorpresa como la de un falarapo picogrueso (Phalaropus fulicarius) que se estuvo viendo días atrás o la de algún raro paseriforme nórdico, pero nos esperaba un recorrido de 200 Km hasta el aeropuerto de Eindhoven.



Barnaclas cariblancas (Branta leucopsis)

El tiempo a pesar de lo corto de los días nos acompañó con sol aunque el viento y la humedad acentuaban la sensación de frío. Los tres coincidimos en que volveremos y si es posible con más tiempo para disfrutar de estas tierras llenas de vida y gentes amables. Holanda es sin duda una escapada ornitológica indispensable.

Texto y fotos de Rafa Muñoz.


Recorrido y localidades visitadas.