19 de desembre 2013

VIAJE A HOLANDA

12/12/2013


Gabriel Llorens, Juan A. G. Pertegaz y yo llegamos en vuelo directo desde Valencia a Eindhoven con retraso. Alquilamos un coche y nos dirigimos a Almere provincia de Flevoland, a 131 km sin tiempo para pajarear. Pasamos la noche en un coqueto hotel en el puerto de la localidad, el Nautisch Kwartier, ya a oscuras adivinamos en las aguas del interior del puerto somormujo lavanco (Podiceps cristatus) y porrón moñudo (Aythya fuligula).


                                                              
Lechuza gavilana (Surnia ulula).

13/12/2013
A las 7 salimos a Zwolle a 84 km en busca de la lechuza gavilana (Surnia ulula) llegamos a las 8.15, llevaba varios días en el parque De Wezenlanden según la imprescindible página http://www.dutchbirdalerts.nl/, tras unas dudas con las coordenadas conseguimos llegar a la zona donde se está viendo. En el parque hay un lago donde observamos cisne vulgar (Cygnus olor), gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus) hambrientas que se lanzaban sin ninguna vergüenza a por unas migas recién caídas al suelo, azulón (Anas platyrhynchos) y focha común (Fulica atra).


                                                          
Lechuza gavilana (Surnia ulula).


En los bosques y prados observamos herrerillo común (Cyanistes caeruleus), gorrión común (Passer domesticus), pinzón vulgar (Fringilla coelebs), paloma torcaz (Columba palumbus), urraca (Pica pica), corneja negra (Corvus corone), zorzal alirrojo (Turdus iliacus), chochín (Troglodytes troglodytes), mirlo común (Turdus merula) y petirrojo (Erithacus rubecula).

A las 10 gracias a las indicaciones de los vecinos que eran perfectamente conocedores de que en su ciudad tenían una rareza nórdica y después a encontrar un grupo de 15 birdwatching pudimos localizar a la lechuza gavilana (Surnia ulula) descansando en los aisladores de un centro de transformación. Estaba comiendo sobre un grueso cable y después fue a descansar sobre un aislador, entre fotos y con un silencio reverencial el número de ávidos observadores fue en aumento llegando a la treintena, holandeses, británicos y alemanes con todo tipo de ópticas, codo con codo para inmortalizar la cita de esta rapaz, una nocturna con forma de lechuza y plumaje de gavilán, de ahí su acertado nombre en Español.


                                                    
Parque De Oostvaarders, Almere.


Nosotros abandonamos el lugar para dirigirnos al centro de información del  parque De Oostvaarders entre Almere y Lelystad, en el pólder (terrenos ganados al mar mediante diques) de Flevopolder. Oostvaardersplassen es una depresión tras un dique del Markemeer o mar interior de  Ámsterdam separado del Ijsselmeer otro mar interno por un dique de 31km que lleva a la ciudad de Enkhuizen. Esta llanura es una superficie de enormes lagunas, carrizales y praderas donde pastaban vacas de la raza Heck que son el resultado de los intentos de la Alemania de 1920 por recuperar los extintos uros, les acompañan enormes ciervos (Cervus elaphus) y ponis konik (Equus ferus) una raza doméstica de pequeños caballos polacos.


                                                        
Bando de barnaclas cariblancas.


Pegado a Almere se encuentra uno de los dos puntos de información, un enorme edificio con cafetería y un privilegiado observatorio con calefacción y altura suficiente para disfrutar de cerca de 3000 barnaclas cariblancas (Branta leucopsis), de varios cientos de ánsar común (Ansar ansar), salpicados de algún ánsar careto grande (Anser albifrons) y cormorán grande (Phalacrocorax carbo). Entre las anátidas mucho ánade silbón (Anas penelope), porrón moñudo (Aythya fuligula), cuchara europeo (Anas clypeata) y azulón (Anas platyrhynchos). Bandos de nerviosas avefría (Vanellus vanellus) se levantaban ante el campeo de 2 zorros (Vulpes vulpes) o el paso de los muy blancos busardos (Buteo buteo) holandeses. 7 serreta chica (Mergellus albellus) hembras compensaron la mala suerte de no poder  observar alguno de los dos pigargo (Haliaeetus albicilla) que invernan en estas tierras.

Después recorrimos la carretera sobre el dique dirección Lelystad donde añadimos a nuestra lista gaviota cana (Larus canus), serreta mediana (Mergus serrator), somormujo lavanco (Podiceps cristatus), focha (Fulica atra) y de nuevo serreta chica (Mergellus albellus) pero una de ellas un macho adulto con su espectacular plumaje blanco, ya casi de noche solo añadimos dos cernícalos (Falco tinnunculus).

14 y 15/12/2013
ISLA de TEXEL

                                              
Vuurtoren Texel el faro rojo al norte de la isla.


Amanecimos en la isla de Texel que es la más grande y occidental de las islas Frisias, separan el mar de Frisia (al este) del mar del Norte (al oeste). Tiene una superficie de 585,96 km², unos 20 km de largo por 8 km de ancho. También conocida como la isla de los pájaros por ser ruta obligatoria de muchas especies migradoras e invernantes. En la zona occidental abierta al mar del norte encontramos el Parque Natural de las dunas de Texel,


                                                       
Ánsar careto grande (Anser albifrons)  


Empezamos nuestro recorrido por el resguardado puerto de Oudeschild, con vuelvepiedras (Arenaria interpres) en los muelles, archibebe común (Tringa totanus), gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus), gallineta (Gallinula chloropus), somormujo lavanco (Podiceps cristatus), focha (Fulica atra) silbón (Anas penelope), y una foca moteada (Phoca vitulina). Saliendo por la línea costera con la intención de rodear la isla en dirección contraria a las agujas del reloj enseguida llegamos a una gran laguna rodeada de praderas en las que entre las ovejas pastaban enormes bandos de ánsar común (Ansar ansar), en la laguna tarro blanco (Tadorna tadorna),  silbón (Anas penelope), cuchara (Anas clypeata), cerceta común (Anas crecca) y avefría (Vanellus vanellus).


   
Ánsar común, careto grande, campestre y barnacla carinegra al fondo.


Lo que siguió fue un espectacular recorrido con innumerables paradas para disfrutar además de las especies anteriores de grandes bandos de barnaclas cariblancas (Branta leucopsis), ánsar carero grande (Anser albifrons) más abundantes que los comunes, un ánsar campestre (Anser fabalis), enormes bandos de las más confiadas barnacla carinegra (Branta bernicla), los introducidos ganso del Nilo (Alopochen aegyptiacus), grandes concentraciones de zarapito real (Numenius arquata). En números reducidos observamos algún ostrero  (Haematopus ostralegus), cisne vulgar (Cygnus olor), cisne cantor (Cygnus cygnus), garza real (Ardea cinerea) y gaviota argéntea (Larus argentatus).



Ánade silbón.

Sorprendía la casi total ausencia de paseriformes apenas representados por gorrión común (Passer domesticus), mirlo común (Turdus merula), zorzal real (Turdus pilaris), algún petirrojo (Erithacus rubecula) y alguna corneja negra (Corvus corone). Las únicas especies abundantes eran los estornino pinto (Sturnus vulgaris) y las grajillas (Corvus monedula).



Barnacla carinegra (Branta bernicla)


Al día siguiente añadimos al listado de especies al cisne chico (Cygnus columbianus), aguilucho pálido (Circus cyaneus), esmerejón (Falco columbarius), ratonero (Buteo buteo), espátula común (Platalea leucorodia), gavión atlántico (Larus marinus), faisán común (Phasianus colchicus) y gaviota cana (Larus canus). Señalar que con el espectáculo de los enormes bandos gansos no prestamos mucha atención a los bajíos llenos de limícolas; chorlito gris (Pluvialis squatarola), chorlitejo grande (Charadrius hiaticula), avoceta común (Recurvirostra avosetta), de haber tenido más tiempo seguro que esta familia habría aportado alguna sorpresa como la de un falarapo picogrueso (Phalaropus fulicarius) que se estuvo viendo días atrás o la de algún raro paseriforme nórdico, pero nos esperaba un recorrido de 200 Km hasta el aeropuerto de Eindhoven.



Barnaclas cariblancas (Branta leucopsis)

El tiempo a pesar de lo corto de los días nos acompañó con sol aunque el viento y la humedad acentuaban la sensación de frío. Los tres coincidimos en que volveremos y si es posible con más tiempo para disfrutar de estas tierras llenas de vida y gentes amables. Holanda es sin duda una escapada ornitológica indispensable.

Texto y fotos de Rafa Muñoz.


Recorrido y localidades visitadas.

21 d’octubre 2013

LA MARJAL DELS MOROS SECA.

20/10/2013



17°C  cielo cubierto.
Recorrido de las 8.10 a 11.30h.

Día plomizo pero continúan las temperaturas altas y son ya muchos los días sin lluvia por lo que lo más patente era la falta total de agua en la marjal dels Moros. Solo queda agua y muy poca en las charcas pegadas al mar y allí pocas especies visibles.





En el lugar habitual, en la orilla a la desembocadura de l’Estany una Garceta común (Egretta garzetta). En las primeras lagunas una malvasía común (Oxyura leucocephala), focha común (Fulica atra), cerceta común (Anas crecca) que es la única especie con buenos números, gallineta común (Gallinula chloropus) y cucharas (Anas clypeata) acompañados de algún zampullín chico (Tachybaptus ruficollis).

En la torre observatorio y aprovechando unos charcos 3 chorlitejo chico (Charadrius dubius), un chorlito gris (Pluvialis squatarola) y tres andarríos grande (Tringa ochropus). Llegaron volando 3 agachadiza común (Gallinago gallinago).

Entre fondos de lagunas convertidos en agrietados suelos completamente secos, pude observar lavandera blanca (Motacilla alba), entre los carrizos pechiazul (Luscinia svecica) y un rascón (Rallus aquaticus) que practicaba los 100 metros lisos corriendo para cubrir la distancia entre dos isletas de cañas bajo las que encontrar protección.


Las garzas reales (Areda cinerea) chillaban con desagrado cuando se desplazaban volando en busca de charcas y un aguilucho lagunero (Circus aeruginosus) patrullaba en busca de algún ave descuidada.

En las praderas de las orillas alegraban la mañana las recién llegadas bisbita pratense (Anthus pratensis) y un numeroso bando de jilguero (Carduelis carduelis). Entre juncos 2 buitrón (Cisticola juncidis) y tarabilla común (Saxicola torquatus), en las higueras un mosquitero común (Phylloscopus collybita), entre cañas y a orillas de una acequia un colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros) y un petirrojo (Erithacus rubecula).


En un mar totalmente calmo charrán patinegro (Thalasseus sandvicensis) con sus espectaculares picados, un lejano de bando de cormorán grande (Phalacrocorax carbo) dirección a la piscifactoría, por su distancia pensé que vendrían de l’Albufera ya que en una marjal seca no habrá rincón seguro para dormir. Un tren lejano de pardela balear (Puffinus mauretanicus) dirección sur y pocas gaviotas, alguna patiamarilla (Larus michahellis) y alguna reidora (Chroicocephalus ridibundus).




Y para acabar el relato recordar la observación de una abubilla (Upupa epops), un grupo de las cada vez más abundantes en la franja costera urraca (Pica pica) y un alcaraván (Burhinus oedicnemus) buscando sin éxito un lugar tranquilo donde posarse en la frecuentada orilla.

12 d’octubre 2013

OTOÑO EN EL BARRANC DEL CARRAIXET

9/10/2013
Barranc de  Carraixet, Alboraia.

 Port Saplaya, Alboraia


Amanece en Port Sapalya con nubes en el mar, una garceta común (Egretta garzetta) pesca junto al espigón mientras en su punta varios pescadores están absortos en sus cañas.  
En el mar liso como un papel solo se observan las siluetas de dos gaviotas patiamarilla (Larus michahellis) mientras un charrán patinegro (Thalasseus sandvicensis) se zambulle en pos de un pez mínimo.

Garcilla cangrejera (Ardeola ralloides)

Entro en el barranco por su desembocadura a diferencia de los gorriones comunes (Passer domesticus) que tras un corto vuelo se refugian en las casetas prefabricadas destaca un carricero común (Acrocephalus scirpaceus) que prefiere esconderse unos segundos entre el carrizo, puede que aún se quede unos días más al amparo de estos días de otoño tan benignos antes de migrar al sur.

 Barranc del Carraixet, Alboraia


Tras el muro carrizo se abre un claro justo bajo el puente de la autovía, allí afea el lugar una necesaria manga flotante para evitar que los residuos sólidos vayan al mar, el problema es que no se retiran. Allí se acumulan unas 30 focha común (Fulica atra) y 15 gallineta común (Gallinula chloropus) de todas las edades. Las primeras tras una corta zambullida emergen con plantas en sus picos, las segundas aparentan buscar recursos varios de entre todo lo que flota.

Garcilla cangrejera (Ardeola ralloides)


Me llama la atención una garcilla cangrejera (Ardeola ralloides) anillada (5127 aparenta poner en el brazalete metálico) que no se preocupa de mi presencia y la tomo como objetivo, me acerco dando un rodeo hasta que consigo sentarme en un banco a la orilla, apenas a 8 metros de distancia. Durante la siguiente  media hora me dedico a fotografiarla y observarla. Está sobre la manga flotante, inmóvil con la mirada fija en el agua, está atenta a los pececillos que muy cerca de la superficie se dedican a comer compulsivamente. Cada poco su cuello se lanza como arpón y sale con un mínimo bocado que traga rápido, se desplaza con parsimonia dos o tres pasos y vuelve a colocarse en posición de disparo. Así recorre de derecha a izquierda unos 6 metros de flotador. Solo aparenta distraerse cuando las gallinetas se le acercan mucho, entonces se aleja o para mirarme unos segundos y comprobar que no aparento una amenaza. El único color chillón lo aporta un macho de lavandera boyera (Motacilla flava).

Continúo barranco arriba y compruebo que hay una buena concentración de fochas, no bajaran de los 250 ejemplares, todavía no ha llovido y el resto de marjales costeros tienen poca agua. Entre ellas algún zampullín común (Tachybaptus ruficollis) y alguna gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus).

 Focha común (Fulica atra)


Aguas arriba el carrizo se apodera del lecho del barranco y solo queda una pequeña lámina de agua abierta, allí observo ánade real (Anas platyrhynchos) y un calamón (Porphyrio porphyrio). Sobrevolando golondrina común (Hirundo rustica) aprovechando los abundantes mosquitos, jilgueros (Carduelis carduelis) en un bando con no menos de 20 individuos, una curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala) macho y varios ruiseñor bastardo (Cettia cetti‎). En los tendidos eléctricos la omnipresente tórtola turca (Streptopelia decaocto) y en los campos en barbecho alguna lavandera blanca (Motacilla alba).

 Calamón (Porphyrio porphyrio)


Al llegar al ecuador de mi recorrido en el puente de la carretera de Alboraia a Port Saplaya encuentro la habitual colección de azulones acompañados de anátidas escapadas o abandonadas. Desde el 2007, según mis registros, un macho de pato mandarín (Aix galericulata) que se ha cruzado con pato doméstico y tiene varios hijos extraños por la zona, los patos criollos (Cairina moschata) que desde la pareja inicial del 2007 tras varias puestas ya son un grupo de 9 ejemplares y los más recientes del año pasado, dos gansos (Anser anser domesticus). De regreso cierran la mañana otro bando de aves exóticas, en este caso 8 cotorritas gris (Myiopsitta monachus), otras aves ya aclimatadas desde los años 90 y en plena expansión.



Pato mandarín (Aix galericulata) 

 Cotorrita gris (Myiopsitta monachus)


23 de setembre 2013

MARJAL DELS MOROS 21 SEPTIEMBRE

21/09/2013
14ºC día despejado.
Recorrido de las 7.51 a 10.30h.


Hacía bastantes días que no volvía por la marjal, lo primero que me llamó la atención fue el exiguo nivel de las aguas debido a lo prolongado del estiaje, solo las balsas mas cercanas al mar tenían un poco de agua y evidentemente allí se concentraban las aves.


Un grupo de 5 juveniles y un adulto de flamenco (Phoenicopterus roseus) fue lo primero más llamativo por el tamaño pero enseguida llamó mi atención la presencia de 5 rascón (Rallus aquaticus) ave que normalmente no se suele observar al vivir dentro del carrizal.


Una malvasía común (Oxyura leucocephala) destacaba entre 8 cucharas (Anas clypeata), 6 fochas (Fulica atra), 2 azulones (Anas platyrhynchos), una cerceta (Anas crecca),  2 calamón (Porphyrio porphyrio) y 7 gallineta común (Gallinula chloropus). Completaban el cuadro 3 cigüeñuelas (Himantopus himantopus) y 2 zampullín chico (Tachybaptus ruficollis).


En la línea costera un solitario andarríos chico (Actitis hypoleucos) y ya en la primera plataforma de observación la laguna completamente seca donde solo destacaban dos zorros (Vulpes vulpes) campeando a sus anchas por el lecho seco. Entre el carrizo dos invernantes un pechiazul (Luscinia svecica) y un mosquitero común (Phylloscopus collybita). Revoloteando a la caza de mosquitos golondrina común (Hirundo rustica) y un avión zapador (Riparia riparia).


De camino al observatorio de los charranes una Curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala), gorrión molinero (Passer montanus) y buitrón (Cisticola juncidis). En la laguna apenas algún charco y en ellos una garza real (Ardea cinerea) y una garceta común (Egretta garzetta), mientras que en las orillas un chorlitejo chico (Charadrius dubius) y tres agachadiza común (Gallinago gallinago).


De regreso a l’Estany una gaviota de audouin (Larus audouinii) y 2 patiamarillas (Larus michahellis), pero lo bueno de la mañana estaba a punto de empezar. Observé en la orilla pedregosa un vuelvepiedras (Arenaria interpres) tenía el sol de espaldas y después de observarlo decidí intentar acercarme para poderlo fotografiar. La técnica de aproximación fue la habitual, acercarme dando rodeos, dar la espalda y agacharme despistado, de rodillas disparaba la cámara y me levantaba despacio para continuar la aproximación.



Poco a poco me fui acercando y las fotos empezaban a gustarme gracias a la proximidad. Me llevó cerca de media hora pero la cosa mejoraba, ya no recelaba de mi presencia y se le acercó otro individuo. Decidí bajar a la orilla por lo que me alejé un poco, dándoles la espalda, pensé que el pequeño escalón de bajada los espantaría, pero al bajar ellos seguían con su incesante remover piedras en busca de alimento. Me volví aproximar y dándoles la espalda les imité, levanté pequeñas piedras imitándoles.




La cosa sin duda funcionó, sentado allí llegaron a un corto metro y medio de mi permitiendo disparar 600 fotos. Fue curioso observar como evitaban las leves olas o como cada cierto tiempo giraban ladeando la cabeza para vigilar con un solo ojo el cielo en busca de algún posible peligro alado. Intercalaban cortos espacios de tiempo para acicalar el plumaje o incluso para acostarse y cerrar los ojos en un breve descanso pero el grueso de su actividad era la búsqueda de alimento. De mí no se preocuparon lo más mínimo ni cuando me cansé, me levanté y me marché dándoles la espalda. No tuvieron ni que levantar el vuelo. 







01 d’abril 2013

UN ESCRIBANO NIVAL EN ELS MOROS


Escribano nival (Plectrophenax nivalis) 


El día 27 de marzo lo observó por primera vez Francisco Javier Lloris publicándolo en el FORO SVO Aves y el día 29 todavía estaba alimentándose en la zona costera próxima a la colonia de charranes. No paró de alimentarse para acumular la grasa necesaria para continuar su viaje a sus zonas estivales, al norte de Europa.




Mosquitero Papialbo

Ya han llegado muchas especies de nidificantes pero el paso sigue empezando con mosquiteros, pájaro moscón, lavandera boyera...

Pájaro moscón

Otros empiezan con los cortejos nupciales, las cópulas y arreglos de nidos como esta pareja de chorlitejos patinegros.