20 de maig 2007

OBSERVACIONES DE PEGO Y OLIVA


13/05/07.
El pasado domingo estuve en el Marjal de Oliva Pego. En primavera es espectacular, y más ahora mismo, con los arrozales recién inundados.

A parte de las aves que cabía esperar, me llamó la atención la presencia de un avefría (Vanellus vanellus) y de un escribano palustre (Emberiza schoeniclus), este último un macho, que cantaba entre por los carrizos. No había visto en años anteriores estas dos especies tan avanzada la primavera.

Se ha observado un fumarel aliblanco (Chlidonias leucopterus) que Julian me dijo que anda por el marjal y ni rastro, no será que no lo busqué...

Observaciones y foto de José Llácer.


Como presuponía José Llácer esta año han criado los escribanos palustre en Pego-Oliva, ampliar la noticia pinchando aquí.


Noticias de Conselleria de Territori i Habitatge.

Se trata de un ave muy selectiva catalogada en Peligro de Extinción


El Parque Natural de la Marjal de Pego-Oliva acoge la mayor población de carricerín real de la península.

Los especialistas relacionan este éxito al buen estado de las aguas del Parque Natural

Desde el año 2000 han nidificado 7 nuevas especies de aves en peligro de extinción

Valencia (19.5.07).- El Parque Natural del Marjal de Pego-Oliva cuenta la mayor población de la Península Ibérica de carricerín real, según el censo nacional que por primera vez se ha realizado sobre esta especie y que está realizado por la Sociedad Española de Ornitología, en colaboración con la Conselleria de Territorio y Vivienda.

Según el censo, la población de carricerín real del marjal de Pego-Oliva es la mayor de la Península Ibérica, sólo superada fuera de la península por la del Parque Natural de S’Albufera de Mallorca, que constituye la mayor de España.

El carricerín real es un pequeño paseriforme fuertemente especializado para vivir en carrizales, de ahí su nombre, y también por esto, al ser un hábitat escaso, es una especie que cuenta con pocos ejemplares. Se alimenta de insectos de los marjales y nidifica en un curioso nido que cuelga de los tallos del carrizo. Su tamaño es menor que el de un gorrión.

La población española se ha estimado en torno a las 1.000 parejas, de las cuales casi el 30% se sitúa en el Marjal de Pego-Oliva, y es de una importancia capital para la conservación de esta especie.

Estos datos cobran también su importancia cuando se consideran los censos de mediados de 1990, en torno a las 2000 parejas, mientras que en la actualidad no supera la mitad, por lo que se puede concluir que la población de carricerín real en España ha experimentado una reducción mayor al 50% en una década.

Especialistas como el doctor Germán López Iborra, de la Universidad de Alicante, que lleva muchos años estudiando esta especie, apuntan que esta circunstancia se debe a la excepcional calidad del agua del marjal y a la presencia de carrizales y juncales muy bien conservados que constituyen un hábitat idóneo para la especie.

Según el director-conservador del Parque Natural, Vicente Urios, “este nuevo éxito en la conservación de la biodiversidad del Parque Natural corrobora la excepcional importancia que para la avifauna ligada a humedales tiene el Parque natural del Marjal de Pego-Oliva y confirma la gestión que se está llevando a cabo, permitiendo mantener los usos tradicionales del marjal con la conservación y aumento de las especies nidificantes del parque, en el cual, como ya se ha anunciado en otras ocasiones, desde el año 2000 han nidificado 7 nuevas especies de aves en peligro de extinción”.

La especie se encuentra como reproductora en muy pocos humedales y en cifras muy bajas lo que, unido a lo escaso de su población, agrava aún más su situación, por lo que ha sido calificada en la categoría de “En Peligro” por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).