11 de novembre 2016

EL GRAN RETO 2016 DE SEO/BirdLife


Me sonó el teléfono y era Virgili Beltrán que me ofrecía participar en el equipo valenciano "Pajareros por Valencia" para el Gran Reto 2016. El equipo estaba originalmente compuesto por él, por Yanina Maggiotto, Mario Giménez, Pau Lucio y Pablo Vera pero los dos Pau tenían obligaciones profesionales y no podían participar en la final por lo que nos proponían fichar a Rafa Torralba y a mí para sustituirlos, ¡gracias!

¡Equipo del Gran Reto, faltaban los Pau-Pablo!




Una maratón ornitológica es una competición que gana el equipo que detecta más especies de aves en un periodo de tiempo, en una zona geográfica concreta, en la final tendríamos que observar o escuchar sin ayuda de reclamos el máximo número de especies, durante las 24 horas del 5 de noviembre, siempre dentro de la provincia de València.

En primavera se realizó la fase previa del XVI Maratón Ornitológico por comunidades autónomas, ahora en otoño se celebraba la gran final, el Gran Reto, donde participaban los ganadores de cada autonomía además de los 3 equipos que se habían clasificado en los tres primeros puestos a nivel global. La competición consta de dos modalidades; una ECO donde los desplazamientos se hacen a pie o en bici y otra que permite el uso vehículos a motor. 

SEO/Birdlife organizaba esta singular competición con la ayuda de ACTIO-Birding y con el patrocinio del Patronato Provincial de Turismo de València (Diputació de València), con los ayuntamientos de Alborache y Buñol, con las empresas BUINSA y Bodegas Lo Necesario y reunió a los mejores equipos en la gran final que primera vez se realizaría en Valencia.

Nuestros puntos calientes

A las 00.00 horas del 5 de noviembre salimos de donde nos alojamos todo el fin de semana, en el albergue ACTIO ¡Gracias! Está ubicado en el centro de la provincia, muy próximo a Alborache, en la comarca de la Foia de Bunyol. Nos dirigimos a las pinadas de Siete Aguas (18) donde anotamos la primera especie aunque costó un poco de tiempo oír un Cárabo común (Strix aluco), esa rapaz nocturna apenas cantó un par de veces, también creímos oír un par de escuetos reclamos de Autillo europeo (Otus scops) pero tan breves y lejanos que no estábamos seguros, por tanto no lo anotamos, este tipo de competiciones se basa en una caballerosa deportividad y confianza en que todos somos honestos, si algo lo ve o escucha el grupo se apunta, si no, no, ¡somos algo frikis los pajareros!

L'Estany del Moros

Regresamos al albergue y nos acostamos a la 1.30 horas para levantamos a las 5.00 de la mañana. Tras un rápido desayuno nos dirigimos al marjal dels Moros (1), en Sagunt. Llegamos de noche y nos dirigimos a l’Estany donde disfrutamos de un dormidero de más de 150 Garceta común (Egretta garzetta) y nos faltó observar algún martinete, oímos la primera Gallineta común (Gallinula chloropus) y un Cetia ruiseñor (Cettia cetti). Caminamos por la senda hacía el observatorio de los charranes donde a pesar de la poca agua de este otoño seguíamos tachando especies y constatando que otras que observamos hace días ya no estaban como un Chorlito gris (Pluvialis squatarola) o algún tardío Carricero común (Acrocephalus scirpaceus). Anotamos casi 50 especies en nuestra lista, entre ellas algunas que solo observaría nuestro equipo como 2 Vuelvepiedras común (Arenaria interpres) y la única Curruca carrasqueña (Sylvia cantillans) que se observaría en toda la maratón. 

Playa de Sagunt, Marjal dels Moros.

También observamos aves marinas que son menos habituales aquí como la Pardela balear (Puffinus mauretanicus) o el Alcatraz común (Morus bassanus), esto nos evitó tener que pasar después por el mejor punto para observar las aves marinas en València, el cabo de Cullera. A nivel personal viví un momento especial al poder observar una pareja de Lechuza común (Tyto alba), esta rapaz nocturna, la bella dama blanca, tiene poblaciones muy reducidas y pocas veces la observo para evitar molestias.

Barranc del Carraixet.

Seguimos la línea de la costa dirección sur y paramos en Rafalalell i Vistabella (3), después en la playa de Massamagrell (4) donde seguimos anotando, entre otras una Curruca capirotada (Sylvia atricapilla), tras unos pocos kilómetros llegamos al barranc del Carraixet (5). En unos pocos minutos gracias al trabajo previo en esta zona muy próxima a mi casa nos permitieron sacar entre otros un martín pescador común (Alcedo atthis), una garcilla cangrejera (Ardeola ralloides), Escribano palustre (Emberiza schoeniclus) y Ruiseñor pechiazul (Luscinia svecica). Atravesamos la ciudad de València donde hicimos una breve parada en la Ciutat de Les Arts i les Ciències que no nos permitió encontrar al frecuente Halcón peregrino (Falco peregrinus) que se posa en lo alto de estos edificios para acechar palomas y tórtolas.

Racó de l'Olla

Llegamos al Parc Natural de l’Albufera de València donde seguimos anotando especies, primero en el Estany del Pujol (6) allí seguía un buen puñado de aves limícolas además de unas tardías golondrina común (Hirundo rustica) y avión común (Delichon urbicum) que todavía no quieren bajar al sur y a un grupo de zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis). Un rápido paseo hasta la desembocadura (7) nos permitió apuntar al cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis). 

Dunas en El Pujol

De nuevo en los coches y llegamos al Racó de l’Olla (8), desde la torre y casi a codazos saludando amigos y a otros participantes anotamos muchas especies de anátidas y Flamenco común (Phoenicopterus roseus). Lástima que con las prisas no vimos ningún porrón europeo (Aythya ferina) ni al único Porrón moñudo (Aythya fuligula) que si detectaron los ganadores, esos fallos son la pequeña diferencia entre el vencedor y el resto. Seguimos al Palmar (9) y después al Portet de Sollana (10) apuntando más especies. Acabada la Albufera eran sobre las 14 horas ya teníamos casi 80 especies y todavía nos faltaban todas las del interior provincial.

El Portet de Sollana, vista al lago de la Albufera de València.

Una larga hora hasta Ayora (12) conduciendo entre el sopor de no comer y dormir poco empezó a hacer mella, sobre todo porque yo conducía y me pasé el desvío de San Benito donde otros equipos sacaron bastantes especies. Decidimos seguir hasta los secanos del límite provincial con Alpera, antes paramos en una zona de pinar donde sacamos algunos páridos y zorzales. Una vez en las magníficas dehesas enseguida constatamos que ya no era la mejor hora, el tiempo estaba gris, frío y ventoso aun así sacamos entre otras especies a un macho de Aguilucho pálido (Circus cyaneus) especie muy ocasional en estas tierras.

Valle de Ayora-Cofrentes.

De nuevo en el valle de Ayora y tras una parada para repostar gasoil y comprar cafeína embotellada anotamos un buen bando de Chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax), pero el sol caía con rapidez, apenas nos quedaban dos horas de sol y faltaba recorrer toda “mi” comarca de Requena-Utiel donde nos esperaban un montón de especies para tachar y otros muchos kilómetros. Antes de subir el puerto de la Chirrichana paramos en el embalse de Embarcaderos (13) donde nos falló entre otras el Herrerillo común (Cyanistes caeruleus) otra de las muchas especies "fáciles" que no pudimos anotar.

Regreso del Portet de Sollana al coche.

Ya en el Altiplano, en la balsa del Pontón (15) de Requena, observamos otra de las especies difíciles que no esperábamos, una Agachadiza chica (Lymnocryptes minimus), lástima que el sol se ponía a toda velocidad y ya no teníamos tiempo para apuntar ni a las grandes águilas, ni gavilán o azor, ni picogordo, ni trepador azul, ni pito real, ni piquituerto, ni acentor común, ni buitre leonado o al acentor alpino, especies que sabíamos dónde encontrar pero ya no teníamos luz. También por culpa de la hora también nos falló el abundante Búho real (Bubo bubo), con el avanzado crepúsculo abandona sus posaderos habituales para ir a cazar y no conseguimos ver ninguno. Solo nos quedó tiempo para anotar un Mochuelo europeo (Athene noctua) en la Atalaya del Sabinar (17), Fuenterrobles y para ver en una cantera un Roquero solitario (Monticola solitarius) que no apuntamos ya que era noche casi cerrada y al acercarnos para verlo con más nitidez desapareció. Con noche cerrada nos cayó un diluvio entre Camporrobles y Villargordo del Cabriel y retrasó la finalización de nuestra maratón en los jardines de la piscina de Requena (18) donde anotamos la Grajilla occidental (Corvus monedula) donde duerme un bando en los altos pinos para aprovechar la protección y la mayor temperatura que hay en medio de una ciudad como Requena. 

Creo que los valencianos hemos hecho un buen papel quedando terceros pero seguro que podemos mejorarlo, esperemos poder dar más “guerra” en próximas ediciones a los equipos catalanes que han sido claros dominadores de esta Maratón.

Recuento final antes de la entrega de las fichas.

Los 12 equipos finalistas que participaron en el Gran Reto 2016 fueron:

Amb la Xurra Guanyem (Catalunya)
Archibebes Tintos (Castilla y León)
Los Chivichonchos (Castilla y León)
Los Pardillos del Pardo (Comunidad de Madrid)
Los Pobresetos de la Albolafia (Andalucía)
Los verderones serranos (Madrid)
Pajareros por Valencia (Comunitat Valenciana)
Rarebirdspain Swarovski Optik Birdracing Team (Cataluña) 
SOS Estepas Rioja (La Rioja)
Tramuntana Birding Team (Cataluña)
Unos Gallos Cantábricos (Cantabria)
Vallekamochuelos (Comunidad de Madrid).

Pajareros por València

En la categoría de vehículos a motor ganó el equipo “Rarebirdspain Swarovski Optik Birdracing Team (#rbsbt)” con un total de 127 especies detectadas, el segundo clasificado fue el equipo “Amb la Xurra Guanyem” con 118 especies listadas y los terceros fuimos el equipo valenciano ‘Pajareros por Valencia’ que detectamos 110 especies. 

Es muy significativo que quedáramos  empatados a especies con el equipo “Tramuntana Birding Team” que ganó la modalidad ecológica haciéndola en bicicleta, los segundos clasificados de esta modalidad ECO fueron “Los Pardillos del Pardo” con un total de 80 especies.

En el autobús.

Visita a Buñol
Equipo ganador el Rarebirdspain Swarovski Optik Birdracing Team (Cataluña)
Segundos Amb la Xurra Guanyem

En el Gran Reto 2016 se detectaron parte del conjunto de equipos un total de 183 especies, 35 de ellas fueron vistas por un solo equipo. Este resultado es una muy buena muestra de la diversidad de aves que hay en València en noviembre a pesar de estar en los días con menos horas de luz, en una época difícil para los pájaros debido a que estamos en plena temporada de caza, donde además de con escopetas se masacran aves con liga en el parany para consumirlas como pajaritos fritos o donde se atrapan con red miles de fringílidos en los numerosos enfilats legalizados para, en teoría, utilizar las aves capturadas en competiciones de canto. 

Albergue de Actio, CENTRO DE EDUCACIÓN AMBIENTAL Y TURISMO RURAL

Añadir que noviembre es un mes difícil para la observación de aves porque a la llegada de los primeros fríos que acaba con el paso de especies migratorias se añade que las aves que están en paso apenas pueden descansar ni alimentarse en nuestros marjales costeros debido a la falta de agua provocada por la sequía y a las molestias producidas por las quemas de paja de arroz en la Albufera, en un mes donde ya han marchado al sur una buena parte de las aves reproductoras estivales. Sirva esta competición para ayudar a concienciar a autoridades y público en general de la importancia de las aves como indicador de la salud de nuestra tierra y para recordar que gracias a la observación de aves se puede generar riqueza vía el turismo ornitológico.

Los Pardillos del Pardo segundo de categoría ECO


Tramuntana Birding Team, primero de maratón ECO
El domingo antes de la entrega de premios los organizadores nos obsequiaron con una interesante visita a Buñol, me sorprendió, os recomiendo visitar su castillo y sus huertas.


Foto de familia del Gran Reto 2016.

Texto de Rafa Muñoz, algunas fotos son mías y otras las he sacado del WHATSAPP por lo que es difícil saber el autor, ¡disculpar!